miércoles, 6 de octubre de 2010

Respuesta a la lectora de La Nación

Diario LA NACION



No quiero ser soez, pero el colmo de la pelotudez lo encontré  en la sección cartas de lectores, en realidad en este blog que la  levanta.
Usted ,buena señora propone no abrirle la puerta al censista, porque cómo dejar pasar a un extraño....Y otras más se hacen eco de la situación. Y el diario, por supuesto, las lanza como bolas de fuego.

Pareciera, señora, tengo la impresión, que para ser hoy una persona de bien, hay que vivir desconfiando, hablar de la inseguridad, eliminar cualquier atisbo de solidaridad, discriminar. Es el discurso imperante entre los "buenos vecinos".


Pareciera que  gente como ustedc vive del miedo que le inculcan más que del propio. Porque las personas que han sufrido,de verdad, no tienen miedo de un censista.

Me pudren señora, usted y los suyos, por su discurso reiterativo y barato, por su paranoia, por sus exacerbados recelos que encubren su egoísmo y su odio de clase bajo la forma de "temor a".
Por no saber mirar ni interpretar más allá de un zócalo de Tn.

No quiero ser soez, pero ustedes y su frases sobre la inseguridad, me tienen los ovarios al plato.
Y ya no sé qué me molesta más: si su gorilismo encubierto o su idiotez.

4 comentarios:

Sujeto de la Historia dijo...

Paola:
Todo dicho. Ni más, ni menos.
Saludos

Edgardo dijo...

La idiotez, la idiotez molesta más que cualquier ideología o tendencia política, social o económica. La idiotez no deja ver, ni entender, ni vivir, ni deja vivir a los demás, la idiotez los vence y nos vence, la idiotez termina destruyendo todo, para bien o para mal, lo que unos y otros construimos. No hay nada peor que pelear contra idiotas, porque en el momento de pelar se echan a correr, o a llorar o se declara inimputables, como Carrio o algún otro que anda por la vida siendo idiota y haciendo idioteces que nos complican la vida a todos.

La verdad me tienen con las pelotas al plato, perdón lo soez, con esto de la inseguridad, gente que no sale de su autito en Palermo, que pone todas las alarmas, que tiene vigilancia privada, que está armada o tiene botón de pánico en su casa. Me tienen arto personas que no saben lo que es la (in)seguridad de verdad, la (in)seguridad alimenticia, la (in)seguridad de salud, la (in)seguridad de vivienda, la (in)seguridad social. Ninguno toma el tren a la madrugada, ni tiene que internarse en el pasillo de la villa o en el convento de la boca, ninguno tiene que cruzar frente a transas, frente a policías corruptos, frente a punteros, patotas, barras, pandillas, mafias, frente a explotadores capataces, frente a torturadores.

La verdad que llegaron al colmo de la estupidez, tener miedo del censista es como tener miedo de la sombra, es ver la muerte y el final de los días a cada paso que uno da. Por qué no se dejarán de joder.

Un saludo.

HologramaBlanco

Nando Bonatto dijo...

que decir mas que el gorilismo es una forma de estupidez

Udi dijo...

A los dueños de este país (LN) se les caen las babas cuando idiotas de mentes colonizadas y bolsillos apenas por encima de lo raquítico asumen la defensa de sus intereses.
Remarcarlo, desenmascararlos es un deber ciudadano, una necesaria tarea de desinfección.
Gracias por hacerlo, Paola, cada vez me enamora más, sépalo.