miércoles, 19 de agosto de 2009

Pecando de crédulos


Podrán decirme que los casos más complejos tienen otro devenir, la lentidtud de la pesadez de los folios que integran gruesos expedientes los harán eternos, tristemente eternos como los de la Amia y los de Cromagnon. Podrán querer justificarlo, dar explicaciones , pero esperar quince , cinco o siete o treinta años para sentir que se ha realizado justicia, es casi no tenerla.

Lo que no entiendo, decía, es la diferencia entre algunos casos y otros; la prestancia, la resolución , la avidez por resolver. Y me remito explícitamente al caso tan expuesto del oficial Garrido, tan mostrado y seguido desde la pantalla de los medios. El hecho ocurrió en febrero y ya en junio se llegó a juicio oral. Me consta la rapidez con que la policía actúo, buscando en jardines de infantes de la zona, donde pretendía entrar sin la debida orden de allanamiento. Se investigó y se logró. No quiero pensar que porque el victimario era un pobre perejil o la víctima un policía , los pasos de la señora con balanza fueron certeros y expeditivos.

¿Cómo ponerse en los zapatos de quienes hoy recibieron la sentencia ? Tantos dolores juntos que convergen: la muerte, la espera , el fallo ambiguo; los pasos de quienes salen caminando del recinto y seguirán guitarreando y el silencio perpetuo de los que alguna vez, cuando podían bailar y soñar,los admiraban.

El incendio a Cromagnon,ocurrió hace siete años .
La explosión a la Embajada de Israel, diecisieta años; está impune.
AMIA, quince años, también impune.
El caso García Belsunce, siete años.
Walter Bulacio, diecisiete años, con intervención de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.
Kosteki y Santillán: los responsables políticos siguen impunes.

Miles de casos de lesa humanidad siguen esperando llegar aún a juicio . Y han pasado más de treinta marzos.

2 comentarios:

Udi dijo...

Excelente el recuerdo, la comparación, y la terrible inferencia: "Somos todos iguales, pero algunos son mas iguales que otros".
Salud y Resistencia !

muela rota dijo...

Cierto Udi, sólo que es terrible estar acostumbrándonos a eso. Gracias por su visita, sabia que soy fan suya?