martes, 14 de julio de 2009

Una batalla para tener en cuenta


Leía una noticia relativamente vieja, algo pasada por alto por las euforias eleccionistas, pero para nada menor. Ésta aludía directamente a los dichos del arzobispo Hector Aguer, los cuales critican el contenido de la materia Construcción ciudadana, por "pretender hacer del niño un pequeño teórico crítico para cambiar la sociedad"o se pregunta si las escuelas estatales "quieren sacar analfabetos revolucionarios".
Tristes declaraciones, que dejan entrever por qué las generaciones de los ochenta y del noventa se fueron vaciando de ideales políticos en pos de profesionalidades ajenas a la politización y al debate. Importantes y jóvenes managements empecinados en mudarse al country más que en sentarse a observar la realidad; obreros atemorizados que se sometían a la manipualción y a la explotación

Además deja entrever cierta necesidad de que la escuela pública adopte algún sesgo religioso. Veamos cuál es la pretnsión : cambiar pensamiento crítico por el dogma. Para los señores de cierta clase económica y social es un buen negocio. Y si digo señores, no hago referencia sólo a miembros eclesiásticos , incluyo, claro, también a los dirigentes y gobernantes que posibilitan la consevación de esta educación sanamente apolítica.
Macri, de quien ya poco sorprende encontrar este tipo de accionar, redujo el presupuesto de las escuelas públicas y aumentó el subsidio en sobremanera de las privadas (página 12)
Y no es poca cosa.

Así se perpetúa una clase que poco puede dar al pensamiento y al debate, sino alinearse en las filas de los grupos de poder que históricamente han gobernado nuestro país y Latinoamérica y que bajo esa formación encubridamente antidemocrática apoyarían la destitución por la fuerza de los gobiernos que no respondieran a sus intereses.

Es una apuesta a futuro, pero fuerte , imprescindible para la patria rubia y soberana.

3 comentarios:

sin dioses dijo...

Gracias por pasar por el blog, te agregue a la lista de blogs.

MONA dijo...

Es que ese cura Aguer propicia la enseñanza de la doctrina católica en todas las escuelas, no solamente en las confesionales... Y no es casual que lo plantee en estos momentos, en los que parece que estamos sumergidos en otros temas más importantes... Su fracción política (siii... es política más que religiosa, porque intenta tomar acciones sociales)ya ha dado varios pasos en ese sentido... Y te cuento más. En Entre Ríos, hace poco más de un año, se modificó la constitución pcial, y la curia exigía ese cambio: educación católica en todas las escuelas. Pero no lo lograron.
Saludos

Fuenteovejuna dijo...

CONTESTO A TU COMENTARIO EN MI BLOG, POR QUÉ NO ESTÁ AGUINIS CONVOCANDO A CACEROLEAR CONTRA FINITO: Polémica por la jubilación de privilegio que cobra, desde 1989, Marcos Aguinis
El periodista Horacio Verbitsky había cuestionado que el escritor siga cobrando un haber por su paso por la gestión pública. El uso de autos oficiales.
Por Ramón Indart (*) | 20.07.2009

Horacio Verbitsky salió con los tapones de punta contra el escritor Marcos Aguinis. El periodista de Página/12 escribió el domingo una columna de opinión titulada "¡Decencia canejo!" en la cual lo cuestionaba por seguir cobrando jubilación de privilegio por sus 11 meses como Secretario de Cultura durante el gobierno de Ricardo Alfonsín y por usar autos oficiales "para las actividades personales de su mujer".

Según Verbitsky "el 4 de febrero de 1986, el presidente Raúl Alfonsín lo designó secretario de Cultura de la Nación, a sugerencia del anterior titular, Carlos Gorostiza".

El periodista afirmó en su editorial que "Aguinis usaba los vehículos y los choferes de la Secretaría de Cultura para las actividades personales de su esposa, una de las razones por las que 'sólo duró pocos meses'". Luego agrega que "le pidieron la renuncia el 21 de enero de 1987".

"Por esos once meses de gestión tramitó una de las jubilaciones de privilegio de la ley 21.121. Hombre bien ordenado en cuestiones institucionales, se le contabiliza el primer pago el 8 de julio de 1989, día de la asunción de Carlos Menem como presidente (...) con todas las actualizaciones, el haber actual de Aguinis es de 6.629,68 pesos. Lo cual en los veinte años transcurridos implica un total de 1.723.716,80 pesos, significativo aporte personal a la distribución del ingreso que propone el grupo Aurora", escribió Verbitsky.

La editorial apuntó también al artículo de Aguinis que publicó La Nación el 13 de julio titulado "¡Hambre cero ya!". Allí el escritor se queja "del ineficiente uso que se hace de las multimillonarias cifras que se recaudan".

Perfil.com se comunicó con Gorostiza, quien se refirió al uso de autos oficiales por parte de Aguinis durante su paso por la gestión pública: "Fue una conversación al pasar, pero tuve que señalar a varios colaboradores que los autos de la secretaría eran para uso de funcionarios. Posiblemente uno de ellos era Aguinis", explicó y luego agregó que "lamentablemente es una costumbre habitual".

Evitó contestar. Ante la noticia, Perfil.com intentó comunicarse con Aguinis, pero desde su entorno aseguraron que el escritor no iba a hablar, ya que "era un ataque contra su persona y (Verbitsky) no discutía ideas". Además, añadieron que el escritor consideraba la acusación como "una chicana".

Aguinis fue colaborador de Ricardo López Murphy cuando éste se presentó como candidato a presidente en 2003. En diálogo con este portal, el economista afirmó que "son derechos adquiridos y estuvo de acuerdo a la norma que regía. Se acogió a lo que la ley decía". Luego recordó que "las jubilaciones de privilegio fueron derogadas por el Congreso".

(*) redactor de Perfil.com.