jueves, 28 de julio de 2011

Y si todos somos Moreno?

Y si todos somos Moreno?


Me parece que es hora de ser más claros. Pero más concretos.
Sumemos los problemas comunicacionales y los de gestión y tenemos un interesante combo. Observémoslos. Pausa.

Qué tal si dejamos de recitar el credo de todo lo mucho realizado?
Los que ya acuerdan sobre ello son votantes positivos. Las encuestas lo reflejan y si no hay tempestad alguna, se gana en primera vuelta. Quien comprendió la obra de Gobierno ya asimiló sus contenidos. Pausa.

Qué tal si dejamos de recitar el credo de los desastres de la oposición? Digo como metodología comunicacional de primer nivel.
Y quiero decir; en un blog podemos avanzar sobre lo desastroso de la gestión de Macri, etc. Pero ya está, ya lo votaron igual. Entonces; hagamos cien post más al respecto, no hay problemas. Hagamos cien post además, recordando la obra de gobierno. Está bien, no tenemos que, ni debemos porqué dejar de hacerlo. Y está bien recrear, no perder de vista todo ello. Pero estoy hablando de otra cosa.

Enfoquemos los problemas del combo. Tomemos uno: la inflación.
Quiero decir que, intentemos otro ejercicio al respecto. Ya comprendimos la cosa de la puja distributiva. Del campo despejado de los formadores de precio para que sigan dándole a los aumentos. Del como se sacan de encima cierta competencia de calidad, pero carente de poder de inserción en el mercado para penetrar en la cadena de comercialización. De los abusos en la mencionada cadena.
Ya sabemos -históricamente lo sabemos de haberlo sufrido- adonde nos lleva la "solución liberal".
Qué tal entonces si apuntamos a ayudar a los que en situación de debilidad no pueden acceder a beneficiarnos?
En un par de post anteriores sobre el tema, hice alusión a un par de casos concretos. Siguiendo el correlato... como sería una militancia dirigida hacia la oficina de Guillermo Moreno?
-"Señor Secretario de Comercio:
Me dirijo a usted, acompañado de miles de firmantes, que empujamos por la causa que nos compromete. Y en la necesidad de apuntalarla queremos presentarle un caso, aislado pero tan claro en su expresión que sirve de ejemplo para que desde su departamenteo; pueda usted invocando nuestro acompañamiento, dirigirse a la ciudadanía a fin de esclarecerla al respecto.
El caso es el siguiente:
Siendo las galletitas "Nogalitas", del mismo tenor que sus similares; "Traviata" y "Express". Cuenta con un sabor y consistencia decididamente más sabrosos y un precio cercano a la mitad de la mencionadas. Sin embargo, no podemos acceder a ellas ni siquiera en las pocas bocas de expendio en que solíamos encontrarlas.
Esto devela ciertos aspectos a resolver:
-O su producción es insuficiente.
-O su distribución es compleja
-O Bagley y Terrabusi operan -y cuentan con poder para ello- para sacarlas de competencia, vía diversos métodos reñidos con la transparencia en la competencia.
Qué acción concreta puede ejercer su despacho para el caso, sean cualquiera de las mencionadas, las vías que entorpecen su abastecimiento? Solicitamos a usted responda al respecto en forma abierta y de cara a la sociedad. Por supuesto, no es necesaria la mención del caso en cuestión pero si, el desarrollar y ejemplificar como se habrían de tomar medidas al repecto.
En función de este mero ejemplo, podemos abocarnos a un estudio integral de la cosa. O inmiscuirnos mejor a estudios que deben ya estar encauzados a fin de sacarlos a la lúz pública, buscando de tal forma el modo de procurar la viabilidad caso por caso en los distintos rubros que competen no solo a la canasta básica de alimetos, sino a todo el gran espectro comercial e industrial, que desde cualquiera de sus costados provoca un encadenamiento donde cada pieza afecta a la otra y esto al conjunto mismo.
Queremos ir por lo mejor en precio y calidad para nuestra población. Y no contamos con mejor país que el nuestro, para que esta empresa en apariencias ambiciosa, se nos de al alcance de ir tocando con precisión los botones que descompriman esta suerte de inquietud y resquemor que a todas luces nos perjudica como Proyecto.
Pongamos al alcance de la mano del pueblo, lo mejor que este país está en perfectas condiciones de ofrecerle. No lo reduzcamos a enclaves escasos, lejanos e incómodos para los que es preciso acometer extensos viajes, en tanto el tiempo y la dstancia atentan en provocarle a nuetros trabajadores, una molestia insuperable"

De esta forma podermos abordar también, otras temáticas como la de la mentad "inseguridad" que están en la cima de los requerimientos de la población en todo relevamiento.
Y si todos somos Nilda?

Y lo que es más valioso; estaríamos así acercando al pueblo mismo a que tome en su manos la responsabilidad de no ser estafados económicamente, para terminar luego -de trastabillar la causa popular- siendo rematados políticamente por quienes saben detentar las armas de la peor reacción.
La población desinformada y suficientemente asustada suele caer en el anzuelo de las "soluciones salvadoras" de la derecha. Y el tiempo que desperdician los pueblos es invalorable. Así como su sufrimiento, indescriptible.
Todo, por un gobierno cada vez más consustanciado en su espíritu popular.
Todo, para estar cada vez más atentos a que en un nuevo descuido histórico, nos pise la cabeza el enemigo.






Autor: Daniel, del blog El Aguante Populista
.