miércoles, 23 de marzo de 2011

SORIANO Y LA MEMORIA

Artículo Página 12, 24/03/96.
 {......}Me viene a la memoria la cara de Videla, aplaudido en cines y estadios. La pesada ausencia de Conti, de Paco Urondo, Vicky Walsh, caída en combate pocos meses antes que su padre. Yo estaba vagamente enamorado de Vicky aunque ella no lo supiera.

De modo que no puedo escribir sin odio. Mataron a treinta mil jóvenes y a algunos viejos, guerrilleros o no. Destruyeron la educación, los sindicatos combativos, la cultura, la salud, la ciencia, la conciencia. Desterraron la solidaridad, el barrio, la noche populosa. Prohibieron a Einstein y a Gardel. Abrieron autopistas y llenaron de cadáveres los cimientos del país; dejaron una sociedad calada por el terror que en estos días asoma en el juicio de Catamarca. Somos al mismo tiempo el testigo que se desdice y la valiente monja Pelloni. Somos el juez iracundo, el abogado gordo y el tipo al que retaron por estar con las manos en los bolsillos. ¿Acaso no fue la dictadura, su largo brazo estirado a través del tiempo, la que mató a María Soledad? ¿No es el Proceso que sigue asesinando pibes, asustando, castrando por procuración?


En esos años vergonzosos se impusieron los valores del éxito a cualquier costo por sobre la idea de felicidad compartida. El plan de aniquilamiento desató por su propia lógica una guerra a la vez humillante y absurda. Eso dejaron. Un escenario vacío y oscuro que había que tomar en silencio. No quedaban civiles armados en 1983; sólo conciencias heridas y una pena infinita. Lo curioso para quien volvía del extranjero era que la gente había enterrado definitivamente a Perón, se inclinaba por un abogado de Chascomús que antes le había propuesto a Videla un pacto cívico-militar y después impulsó un acuerdo radical-menemista.

Lo que pasó en las almas de los argentinos entre 1976 y 1983 es todavía un enigma. Los veinte años que hemos vivido después fueron una sucesión de avances y retrocesos, de incógnitas abiertas. Sé que hay mil hipótesis y las he escuchado todas. ¿Fue cielo alguna vez la tierra que se convirtió en infierno? No lo sé, los abuelos de nuestros padres decían que sí. Sin embargo no hay razón para creer en viejas fábulas. Hoy tenemos otras. Cuentos de príncipes y cenicientas, héroes con amnesia, sobrevivientes perplejos, chicos que no se rinden. ¿Por qué habrían de hacerlo si lo que está en juego es su futuro? Acaso a ellos les espera una gran aventura republicana, pacífica y fraternal. No se trata de una nueva ideología. Ni siquiera de cambiar la historia. Simplemente decirle no al olvido y levantar las viejas banderas de Mayo, las que alguna vez hicieron de este país una Nación rebelde y orgullosa.

Es para vos, porque sé que lo admirás tanto.... 

6 comentarios:

Udi dijo...

Gracias por traerlo, Paola. Usted sabe, el gordo Soriano era un intelectual plebeyo, rara avis para los cánones argentinos.
Y nadie se lo perdonó.
Besos

Néstor Dulce dijo...

Blog de humor K ¿SE PUEDE ESTAR CONTENTO UN 24 de marzo?Yo apenas tengo 10 años así que, prácticamente, me crié y eduqué en la cultura de los derechos humanos del kirchnerismo. Por lo tanto, y por suerte, no viví aquellos año ...s de la dictadura. Más aun: ... creo que ni me animé a nacer para no ser un desaparecido más. Por lo tanto, hablar de esa época me resulta tan lejano como referirme a las invasiones inglesas de 1806 o a la revolución de mayo de 1810. Comprenderán, entonces, que para redactar esta nota tuve que recurrir a los adultos. Principalmente a mis padres, a la maestra y a mi tío.
Cuando interrogué a mi padre sobre la cuestión que titula este escrito, él argumentó más o menos lo siguiente:
"Si a la mayoría de los genocidas o los metimos presos o están procesados; si sus voceros de antaño. como Grondona o la Legrand, van perdiendo toda credibilidad; si los apropiadores de los hijos de los desaparecidos, incluída la conchuda de Ernestina, han sido desenmascarados; si estamos alineados con los gobierno como los de Evo, Chávez o Correa que son la punta de lanza para la liberación definitiva de latinoamérica ... ¿por qué carajo vamos a estar tristes?.
Mis compañeros ultrajados y asesinados, estén donde estén, seguro que están festejando pues saben que sólo perdieron una batalla pero, que al final, después de más de treinta años, están ganando la guerra.
¡Qué estén tristes los milicos y la puta oligarquía que los parió!" LEER MAS EN EL BLOG: www.kikitodulce.blogspot.com

Daniela Godoy dijo...

Cuánta razón tenía, Paola, el maestro Soriano cuando afirmaba que la misma larga mano del Proceso había matado a María Soledad y seguía matando, amparado por la impunidad, la continuidad de la entrega del país, la indiferencia..!
Sabemos que hoy queda mucho todavía para construír, pero hay anticuerpos y toda una nueva generación crece en otros valores, con otros modelos.
Hoy por ejemplo, como bien dice el compañero, un intelectual popular tiene otro lugar, ojalá estuviera aquí...
Un abrazo compañera.

e. P. c dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paola dijo...

Daniela : somos los anticuerpos!. abrazo, hoy en especial.

Udi: el canon no, pero el pueblo lo coronó.
Abrazos

Unfor dijo...

Un grande el gordo.