sábado, 30 de abril de 2011

Apostillas colaterales sobre el libro de Anibal

Haré un racconto para que se entienda esta mezcla de sentimientos que me produjo el arribo del libro de Anibal..De cómo vino a quebrantar la hsitoria de un amor......
                                                      ------------------------------------

Lo conocí y me gustó. Bah, creo quenos gustamos . Nos unía en ese momento el intercambio sobre algo de literatura, no mucho. Esa noche en la plaza Dorrego, cuando la ocasión lo ameritó, le dije: "Yo soy peronista" y él me respondío: "yo me quedé  con mi cuota parte cuando el General senteció: mi único heredero es el pueblo". ¿Un ex peronsita? ¿Un simpatizante que mira desde la ventana?
A mí, mi  abuelo me enseñó la marcha a los seis, me levantaba con un "arriba, que es un día peronsita" y  ya para cuando fui adolescente y le presenté a mi primer novio, me lo aprobó, porque era un "buen muchacho y peronista" ,digo esto sólo para ejemplificar mi adhesión y mi amor por el movimiento, sin pruritos , sin reveses, con toda la mística encima.

Volviendo a la historia, debo decir que aquel cafecito en San Telmo derivó en este  gran amor que nos hace compartir pasiones e ideas desde hace tiempo.

Pero, hoy se quebró algo.
Hoy había un sobre grande con un libro en la entrada del edificio. Era el libro de Anibal .Y era para él . 
¿ Sería parte de la "herencia" ?
Acá quedó la chica peronista con las manos vacias, esperando también su sobre en la puerta, su remitente lacrado, su libro dedicado. 

sábado, 23 de abril de 2011

Colonizados, los.

Colonizaodos I

Yo viajo con asiduidad a Rosario. Voy con el coche hasta la terminal de Pacheco: eso implica recorrer la Panamericana desde acceso Norte, o sea en su comienzo .Y hacer el mismo trayecto que recorre el ómnibus que sale desde Retiro pero un rato antes.
Este miércoles a la tarde viajé. La Gral Paz y luego Panamericana estaban muy cargadas, miles de  autos se iban a zonas turísticas, aprovechando el feriado.
Hice el mismo recorrido de siempre, pero , claro , tardé más.
Ya en la terminal, la gente se amontonaba y el micro llegó con un retraso de media hora.
En el silencio obligado del interior del ómnibus cualquier conversación resuena.  Una señora grande llamaba por celular a alguien que visaba su trayecto.
"Recién acabo de subir , vino con retraso el micro, porque hay un piquete de los colectiveres de la línea 60"
Me dí vuelta y pensé en aseverarle que eso que tn le metió le informó,fue por la mañana y el retraso es , en todo caso, por un exceso de buenaventura.  Pero a la vieja le conviene pensar eso que le dicen. O mejor dicho, no le conviene pensar, sino aceptar dogmas. Está colonizada.


Colonizados II

La mujer coqueta frente a la mesa de café - insisto, me dijiste que era una chica- me repite en amena charla que nunca se  iría a vivir a Buenos Aires porque es una locura ..."y además ahora- agrega- está el tema de la inseguridad. Te matan como a ratas"
Le quise explicar que se vive igual que en cualquier gran urbe del mundo, con el grado de inseguridad que las grandes diferencias sociales producen. Pero la señora no creo que se haya convencido. Seguirá mirando el Prende y Apaga. Otra olonizada más .

martes, 12 de abril de 2011

LO ÚLTIMO DE PINO

"LA DEFORESTACIÓN ESTÁ CAUSANDO SERIOS PROBLEMAS EN NUESTRO PAÍS"




(PERO CON MONSANTO TODO BIEN, EH)

domingo, 10 de abril de 2011

PARRILLITAS DEL CONURBANO . Casablanca

Dispuestos a ser útiles a la comunidad, y no sólo a usar el blog como medio de expresión catártico, poético o informativo, abrimos aquí una nueva sección, destinada a orientar a aquellos que se aventuren al fascinante mundo del conurbano.
Sin pretensiones de originalidad, pero con clara vocación de servicio, asumimos el desafío que la hora nos impone: de brindarles la más fehaciente y objetiva mirada sobre un fenómeno popular poco explorado y producto del binestar económico que afecta de pe a pa a toda la población , indistintamente de clase, religión o ideología: las parrillitas del conurbano.



I. CASABLANCA

Situada en una esquina de la Avenida Iturraspe, casi República del Líbano, a sólo siete cuadras de la General Paz, se despliega - y por toda la amplia vereda, ya que no cuenta con salón interior- la parrilla Casablanca.
En el rubro hay quienes se quedan con lo de siempre: parrilla a la vista, o en un costado del local, y los mozos y mozas atendiendo a los comensales. Pero están los que, como en todos los aspectos de la vida, van más allá, y este es el caso de Casablanca. Además de la enorme parrilla. visible a gran distancia por la gran humareda que despide,  que es apenas una gran rejilla de unos dos metros casi de largo, hay un showman que a través de un alto parlante anima la comida, canta los felices cumpleaños, dialoga con las señoras y los niños, pasa los chivos de quien se lo pide.


No hay salón comedor, sólo dos enormes toldos en la acera, más la copa de los árboles procuran la sombra necesaria para comer. Los asistentes pueden llegar en una cuatro por cuatro o en un 128, abundan los grupos familiares, enormes o menos copiosos,que en muchos casos se saludan entre sí; parejas jóvenes con remeras de Iron Maiden; o de Dalila. El gauchito gil se hace presente a través de un comensal que le agradece algo por micrófono. Un cura y una monja no se privan de aplaudir al ritmo del tutá tutá.


Obsérvense los parlantes sobre el 504, detras de la pareja de religiosos
Si buscan música funcional no vayan: desde un 504 con enormes parlantes y desde otros ubicados en la ventana, se imparte un perfecto pero estrepitoso sonido dador del repertorio musical pegadizo: cumbia, murga, candombe y rock. La gente sale a bailar, el locutor improvisa un concurso de rock en el que todos somos jurado aplaudiendo.


Hay una mesa de gitanos alegres llenos de hijos que están anunciados para más tarde: son cantaores de flamenco . Como el negocio está desbordado, los mozos apurados van y vienen trayendo mesas , bancos, sillas, lo que venga; algunos amigos de la casa que han ido a comer se ponen a ayudar; tampoco al showman se le caen los anillos y termina llevando las sodas y el vino a la mesa que necesite. Un muchacho pasa por las mesas ofreciendo cd truchos y merece un aplauso la presencia de una suegra-diva que participó hasta de películas con Enrique Muiño.


La comida es sabrosa, a punto el asado, muy bueno los chinchu y el lechón. Las fritas parecen caseras y no de paquete.
Los jueves anuncian medio día Gay friendly mientras suena Village People.


Si buscan además de almorzar divertirse y tienen paciencia y buena onda, si dejan de lado el lujo y se le animan a comer el postre en vasos de grueso vidrio y con cuchara sopera, este es el lugar ideal.



Arrancamos en cincuenta por persona, pero regateo mediante, quedamos en 40 y con postre de regalo. Pero más allá del precio, la experiencia es única.

Puntuación: **** y media.

sábado, 2 de abril de 2011

Barricada en el conurbano



Hay una barricada de basura, un collage de desperdicios vitalicios:
(Juegue y gane)
Pañales enroscados con Paquetes de derby , barros con comida 
el cartón de los vinos baratos
 los fragmentos de una cara a intendente.
Está la barricada, contra un muro gris 
Despintado de nada, de cualquier esperanza, de ninguna rebeldía.

Alguien escucha cumbia a través de un celular
Sin ninguna rebeldía..
Alguien llama ya  y gana.
Destapa una birra a las ocho de la mañana
Y escucha cumbia
Apoyado en el muro gris
Todo despintado .

Otro vuela desde anoche con los ojos partidos

Hay un cartel grande en la esquina
Que lo llama y él se deja
Con los ojos perdidos la mira a la del cartel
Tan linda , tan limpita.
Carreras cortas
Sea chef, lienciado en comercio exterior
Planificador de bodas.
Y se duerme con los ojos despintados,
sobre el muro partido,
 de sueños,
de sueño cae rendido.
Planificador de bodas,
Piensa; mañana va
A llamar a la chica del cartel.
Y se muere de sueños,
Sobre el muro de la barricada.